Con la finalidad de que la investigación de mejoramiento genético de variedades vegetales llegue a productores y campesinos para incrementar la producción, la Universidad Autónoma Chapingo, institución que tiene los derechos de obtentor en 16 variedades de tomate de cáscara, y el doctor Aureliano Peña Lomelí, firmaron el Primer Contrato de Licenciamiento de Variedades Vegetales, para comercializar la semilla de dicha hortaliza, mediante una licencia no exclusiva, y mediante el cual, la institución, a través del Patronato Universitario, recibirá una retribución económica. 

Momentos antes de firmar el Contrato de Licenciamiento, el doctor Peña Lomelí destacó que el propósito de la investigación que se genera en las instituciones públicas deben llegar al surco: “Ese es el propósito central, asegurarnos que los productores utilicen las variedades que hemos generado, evaluado y validado, tienen ventajas sobre las que se comercializan”. 

Explicó que el licenciamiento no da exclusividad de uso, por lo que la Universidad Autónoma Chapingo, a través de la Dirección General de Investigación y Posgrado (DIGIP) puede dar licencia a varias empresas, o personas sobre el mismo uso de la semilla básica de tomate de cáscara mejorada en su variedad denominada Ámbar MI,  Zafiro MSM, Dselecto, y Jade TFG; añadió que parte de estas semillas serán custodiadas en el Banco Nacional de Germoplasma, que se encuentra en el departamento de Fitotecnia. 

Destacó que la institución ha sido pionera en el mejoramiento genético de tomate de cáscara en el país; en donde actualmente se tienen 21 variedades registradas ante el SNICS, de las cuales 16 están registradas a nombre de la UACh: “De esas 16, 10 variedades, la he trabajado con el doctor Natanahel Magaña Lira, co-obtentor de las mismas”. 

Reconoció el trabajo desempeñado del doctor Arturo Hernández Montes, director general de la DIGIP, quien ha dado impulso al tema de mejoramiento de variedades y sobre todo de licenciamiento; y agradeció el apoyo de su familia, colaboradores y el apoyo de estudiantes de Fitotecnia y Horticultura que aprendieron haciendo mejoramiento serio, formal que se tradujo en el registro de 16 variedades. 

En su oportunidad, el rector de la Universidad Autónoma Chapingo, doctor José Solís Ramírez subrayó que la importancia de los recursos genéticos vegetales, así como del licenciamiento, que busca impactar y vincular la investigación con el campo: “Reconocemos al departamento de Fitotecnia como uno de los mejores en la universidad, y del país, por sus profesores destacados, algo importante que nos permite dar cumplimiento en la vinculación, para llevar la tecnología a los productores que son lo que producen el alimento para la humanidad”. 

Indicó que el uso de variedades mejoradas responde a las retos que hay en el sector agrícola, por lo que la investigación de sus profesores se contribuye en el incremento de la producción de hortalizas, granos, y cereales que ayuden a mejorar las condiciones nutritivas de la población y de los cuales podemos mencionar 75 títulos de obtentor de diferentes variedades, lo que significan oportunidades para vincularnos con el campo. 

Reconoció el empeño en la investigación del doctor Aureliano Peña Lomelí, para alcanzar el Primer Contrato de Licenciamiento de Variedades Vegetales, enfocado al tomate de cáscara, lo que significa también redescubrir el papel de la ciencia en beneficio de los productores, el sector agrícola en general; además de que éstos contratos de licenciamiento ayudan a dar claridad y justicia a las instituciones, investigadores, para que se reconozca su trabajo. 

Cabe señalar que el doctor Leovigildo Córdova Téllez, Director General del Servicio Nacional de Certificación e Inspección de Semillas (SNICS), firmó el Primer Contrato de Licenciamiento de Variedades Vegetales como testigo de honor.

Lic. Guadalupe Cruz Reynel
Departamento de Relaciones Públicas
Comunicación Social Rectoría
gcruzr@chapingo.mx
comunicacionsocial@chapingo.mx
relacionespublicas@chapingo.mx

—ooo000ooo—