Es muy difícil hablar cuando son los sentimientos, y no las palabras, los que afloran a nuestra garganta, y cuando los ojos nublados por las lágrimas, nos impiden leer lo que escribimos, improvisar es aún más difícil en una circunstancia como esta.